Compartir

Artículo publicado originalmente por BLes.com el 28 de julio de 2018

Barack Obama ha sido fuertemente cuestionado por sus vínculos con regímenes autoritarios extranjeros. Sin embargo, según un informe explosivo del Inspector General Especial para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR, por la sigla en inglés), John Sopko, esas relaciones se tradujeron en millones de dólares enviados a estos lugares con fines desconocidos.

Sopko dijo que Obama pagó aproximadamente 300 millones de dólares en salarios a supuestos soldados y otras personas en Afganistán que realmente nunca existieron.

El funcionario estadounidense calificó esta irregularidad de ‘fraude mayor’ en entrevista con la periodista Sharyl Attkinsson del medio Full Measure en abril de 2017.

Complementó su grave denuncia afirmando que los comandantes o generales u otros oficiales superiores se embolsaron los salarios de los ‘soldados fantasmas’.

Soldados estadounidenses en Afganistán.

“Hemos estado planteando esta preocupación por los ‘fantasmas’ desde hace varios años. En realidad, quiero decir que nos enteramos por (el presidente afgano) Ashraf Ghani hace años, antes de que llegara a la presidencia, me advirtió sobre los ‘fantasmas’, así que empezamos a buscar hace tres años”, detalló.

Los gastos fueron tomados de lo invertido por el gobierno estadounidense -bajo la Administración Obama- para la reconstrucción de Afganistán.

También se usaba la estratagema de utilizar varios documentos de identidad.

El alto funcionario reconoció que en la reconstrucción de Afganistán se le dificultaba controlar las asignaciones que provenían de Estados Unidos.

“No teníamos capacidad para medir el número de soldados, maestros, médicos, militares a los que estamos pagando sus salarios”, relató a Attkinsson.

Izq.: John Sopko, Inspector General del ‘SIGAR’; Der.: Barack Obama, ex presidente de EE. UU.

Ya en el 2016 el funcionario había enviado una carta al Pentágono diciendo:

“En enero de 2015 informamos que más de 300 millones de dólares en pagos salariales anuales, financiados por Estados Unidos a la Policía Nacional Afgana, se basaban en datos solo parcialmente verificados o reconciliados, y que no había garantías de que los datos de personal y nómina fueran exactos”.

“Encontramos deficiencias similares durante nuestra auditoría de abril de 2015 del personal del Ejército Nacional Afgano y los datos de nómina”, añadió.

Al parecer, con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, la situación se está regularizando.

De acuerdo con el Independent Journal Review, Attkinsson señala que el Pentágono está implementando un sistema biométrico que controlará huellas dactilares, fotos e incluso el tipo de sangre para verificar la “prueba de vida” y deshacerse de los “fantasmas”.

Por su parte, Sopko declaró que el esfuerzo de 15 años y 5.000 millones de dólares no habían funcionado para la reconstrucción de Afganistán.

“Nuestra evaluación general es que, a pesar de algunos esfuerzos heroicos para estabilizar áreas inseguras y disputadas en Afganistán entre 2002 y 2017, el programa fracasó en su mayor parte”, señaló Sopko en agosto del año pasado, en el mismo mes que el presidente Trump anunciaba una nueva estrategia para abordar la situación en Afganistán.

José Ignacio Hermosa – BLes

Ir a la portada de BLes.com.

Los soldados ‘fantasmas’ que la Administración Obama financió durante años
Califique esta publicación

Compartir
Temas: Categorías: América EE.UU

Video Destacados