Redacción Bles – En lugares como Nueva York, el paradigma de la ciudad dominada por las prisas y el estrés, el reino de las jornadas laborales maratonianas y los cargos ultracompetitivos, han surgido recientemente algunos espacios dedicados al bienestar y al descanso del exhausto urbanita.

La creciente inquietud por el bienestar y la salud ha generado la creación de micro espacios donde encontrar la tan anhelada paz y tranquilidad, cubículos donde poder apartarse por unos instantes del ajetreo cotidiano y dormir “a pierna suelta”. Así que en lugar de optar por tomar un espresso, bebidas energéticas o fumarse un cigarrillo, cada vez son más las personas que eligen dormir una breve siesta en su horario de trabajo.

Con este propósito nació Nap York, un edificio de tres pisos en el centro de Manhattan, que desde hace hace tres meses alquila pequeñas cabinas individuales por períodos de media hora (a razón de 12 dólares americanos) para disfrutar de una siesta.

Con la llegada del buen tiempo, a finales de mayo, incluso ofrece la posibilidad de rentar hamacas en la terraza para “siestear” al arrullo de la brisa primaveral. 

“Nuestra filosofía es simple: El bienestar es un componente clave para una vida saludable y se logra tomando decisiones conscientes y autodirigidas.  Creemos que un descanso de calidad es esencial para un bienestar óptimo. El mejor ‘tú es el que está bien descansado”, declara en su web.

Parece ser que la Gran Manzana ha recibido la iniciativa con los brazos abiertos, demostrando que la vida “moderna” conlleva también la transformación de ciertas costumbres, afirmamos esto a tenor de que inauguraron las instalaciones con 7 cabinas, pero, a día de hoy, su número ha ascendido a un total de 29.

En este nicho de mercado, sin duda, la propuesta más arriesgada y “futurista” nos llega de la mano de Christopher Lindholst, quien en 2004 creó el “Energy Pod” de MetroNaps. Se trata del primer sillón del mundo diseñado exclusivamente para aislarse y tomar siestas energéticas en lugares de trabajo y ocio.

Su creador cuenta que estos sillones acomodan el cuerpo en la posición de “gravedad cero” favoreciendo la relajación y el descanso de calidad. A día de hoy, entre sus clientes más destacados se encuentran Google, la NASA o la Universidad de Maryland.

Las cabinas y los ‘Energy Pods’ para dormir la siesta hacen furor en Nueva York
Califique esta publicación
Categorías: América EE.UU

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds