Redacción BLes – Dando lugar a una petición del gobierno del presidente Donald Trump, la Corte Suprema de los Estados Unidos desestimó el lunes pasado el veredicto de un tribunal inferior que le permitió a una mujer mexicana de 17 años buscar una clínica médica para abortar mientras permanecía bajo custodia federal en un centro de detención en Texas, informó NBC News.

La administración Trump había instado a los jueces a que impugnaran el citado fallo para que el mismo no sirva de precedente y, de hecho, por unanimidad los 9 jueces del máximo tribunal sentaron un precedente legal para todas las mujeres embarazadas en custodia. El Departamento de Justicia también afirmó que los abogados de la mujer engañaron al gobierno sobre la fecha a la que se sometería al procedimiento.

El caso que marca un precedente

La mujer fue detenida después de cruzar sola la frontera sur en septiembre de 2017. Después de que el examen médico revelara que estaba embarazada, ella quiso abortar.

Las autoridades de Texas le concedieron el permiso para interrumpir su embarazo, pero el Departamento de Salud y Servicios Humanos, que dirige el centro de detención, se lo negó.

Cabe señalar que las regulaciones vinculadas al aborto en el país americano están cambiando ya que desde que asumió en enero de 2017, el presidente estadounidense Donald Trump se ha manifestado a favor de la vida y ha impulsado políticas tendientes a contrarrestar las reformas proaborto de su predecesor, Barack Obama.

Sin embargo, ante la intervención de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), la joven indocumentada presentó su reclamación. Entonces, un juez federal en Washington declaró que las mujeres inmigrantes bajo custodia federal tienen el mismo derecho al aborto que las ciudadanas estadounidenses. 

El juez ordenó al gobierno que la condujera a una clínica para su tratamiento. La corte federal de apelaciones en Washington estuvo de acuerdo, emitiendo su fallo el 24 de octubre.

La ley de Texas requiere que la mujer sea asesorada por el médico especialista en abortos con al menos 24 horas de antelación. Aunque, la mujer, que se identificó ante la corte como Jane Doe (un nombre ficticio), asistió a tal sesión informativa el 19 de octubre, la cita se canceló.

A continuación, la ACLU precisó a los abogados del gobierno que el aborto tendría lugar en una nueva fecha, el 26 de octubre, con el debido asesoramiento previo de otro especialista. A lo que el gobierno respondió que planeaba solicitar a la Corte Suprema que bloqueara la ejecución del aborto ese día 26.

Finalmente, el primer médico quedó disponible y la sometieron al aborto un día antes de lo previsto, el 25 de octubre.

“La ACLU engañó a Estados Unidos en cuanto al momento del aborto de la desconocida”, dijo el Departamento de Justicia, “frustrando así la revisión de la Corte Suprema”, afirmó.

Share
Categorías: América EE.UU

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds