Redacción Bles – La aparición con vida de una perra labradora salvó a su dueño, un plomero de 42 años, de purgar una condena de 50 años de prisión, tras ser acusado de abusar sexualmente de su hija menor de edad, en el mes de abril de 2017, en Oregon, Estados Unidos.

En 2017, la hija de Josh Horner, en ese entonces menor de edad, acusó a su padre de abusar sexualmente de ella, y de fuertes amenazas si contaba a la policía acerca de sus abusos. Un jurado de Oregon le creyó, y a pesar de que no tenía ninguna prueba de ADN ni testigos oculares, fue condenado a 50 años de prisión.

Horner y su esposa Kelli, se habían casado un mes antes de que la hija del primer matrimonio del plomero presentara la denuncia contra su padre. Además, días anteriores la menor de edad había presentado una denuncia falsa de abuso, contra la actual esposa de Horner.

Parte de las acusaciones de la supuesta víctima, incluía amenazas e intimidaciones que le habría hecho su padre, matando a la mascota Lucy, una perra de raza labrador, para demostrar que estaba hablando en serio. La menor relató detalladamente cómo le disparó en su presencia a la perra.

Por este motivo, Lucy se convirtió en pieza clave para la defensa de Horner, pues él aseguraba que la perra estaba viva, y que jamás la había maltratado. Era indispensable encontrar a Lucy para demostrar que su hija estaba mintiendo, pero la mascota había desaparecido.

El plomero ya había comenzado a pagar su condena cuando solicitó la ayuda a la organización Oregon Innocence Project OIP, que es una entidad sin fines de lucro, cuya misión es revocar condenas erróneas. Esta es la única entidad en Oregon que rastrea e investiga los reclamos de inocencia de los reclusos.

Después de un año de búsqueda, pudieron encontrar a Lucy a 300 kilómetros de la casa del plomero, en el pueblo de Gearhart, al noroeste de Portland, con otros dueños. Lucy fue identificada por una cadena de custodia indiscutible desde el punto de vista judicial, y su aspecto distintivo –labradora no de raza pura, negra, cabeza particular y orejas muy largas.

Lucy tras ser encontrada en el pueblo de Gearhart, al noroeste de Portland. (AP).

La aparición de la perra labradora negra condujo a la reversión de la condena, cambió por completo la suerte del condenado.

De inmediato, el juez Stephen Forte desestimó el caso de abuso sexual, y la fiscalía cerró la acusación contra Horner, por demostrarse que la supuesta víctima había mentido bajo juramento. A pesar de que el fallo no especifica si hubo o no abuso sexual, el juez dijo que el hombre no enfrentará otro juicio por esta acusación.

El pasado 3 de agosto, tras pasar 18 meses en prisión, Horner fue liberado:

“Este es un día que no estaba seguro de que iba a ver […] hoy salgo de aquí como un hombre libre”.

Josh Horner sale del juzgado de la mano de su esposa Kelli, después de pasar 18 meses en la cárcel. (AP).
La aparición de una perra perdida salvó a su dueño condenado a 50 años de prisión
Califique esta publicación
Categorías: América EE.UU

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds