Compartir

La libertad de expresión está cada vez más amenazada en muchos campus universitarios a través de todo el país, según la Secretaria de Educación de Estados Unidos, Betsy DeVos. La supresión de la libertad de expresión en las escuelas es un “problema muy actual y serio” que debe abordarse, instó.

Una universidad “debería ser un lugar donde exploramos otras opiniones e ideas”, pero hoy “esa posibilidad está cada vez más y más controlada”, dijo en la Conferencia de Acción Política Conservadora en Oxon Hill, Maryland, el 22 de febrero.

La crisis de la libertad de expresión en las escuelas de EE. UU. no es un problema nuevo. Sin embargo, se ha intensificado en los últimos años. Los oradores a los que tratan de intimidar a los gritos, las invasiones en el aula, y los miembros de la facultad y estudiantes agresores, se han salido de control, según los expertos.

La libertad de expresión se ha convertido en un gran problema en los últimos años, especialmente para los estudiantes conservadores. Afirman que enfrentan intolerancia, e incluso violencia, por parte de estudiantes y maestros.

“Creo que hay más silencio entre los estudiantes conservadores”, dijo Ryan Christens, que estudia ciencias políticas en la Universidad de Wisconsin-Madison.

“Tienen miedo de exponer sus puntos de vista porque podrían recibir reacciones negativas de parte de sus amigos”, y lo sé, definitivamente lo he experimentado”.

Casi 20 estudiantes de la Universidad de Wisconsin-Madison en el 2016 le vociferaron al conferencista conservador Ben Shapiro, quien había sido invitado al campus como orador. El incidente atrajo la atención de los medios nacionales.

Los manifestantes afirmaron que la presencia de Shapiro en el campus era una amenaza para los estudiantes de las minorías. Aunque la universidad tenía pautas para este tipo de protestas la policía no las hizo cumplir.

Con el fin de evitar tales incidentes, la Junta de Regentes de la universidad aprobó una política el año pasado, que permite a la escuela suspender y expulsar a los estudiantes que interrumpen los discursos en el campus.

“A todos los oradores se les debe permitir ser escuchados”, dijo Christens.

“Estoy muy feliz de que nuestro campus haya aprobado ese estatuto”, dijo. “Pero creo que en otras escuelas sigue siendo un problema”.

‘Una nueva era de pensamiento grupal’

El año pasado, hubo una serie de interrupciones y protestas contra oradores en diferentes universidades que atrajeron la atención nacional, incluidos los disturbios de Milo Yiannopoulos en Berkeley, el llamado de Charles Murray en Middlebury, los gritos de Heather Mac Donald en UCLA y Claremont, y la cancelación del discurso de Ann Coulter en Berkeley debido a problemas de seguridad.

Los estadounidenses están en una “nueva era de pensamiento grupal”, según Morton Keller, profesor emérito de historia en la Universidad de Brandeis,

“Sus principales defensores son parte de una tradición de izquierda y antiestadounidense que durante mucho tiempo ha estado en la escena intelectual de Estados Unidos”, dijo al diario Atlantic.

El movimiento ganó fuerza en los últimos años a partir de elementos extremistas de antiguas y nuevas corrientes de pensamiento político, como el anarquismo, el socialismo, el feminismo y el nacionalismo negro.

“La presencia más organizada en la actualidad contra la libertad de expresión en las universidades es el movimiento Antifa, cuya amplia definición de qué es, o quiénes son ‘Nazis’ abarca a casi todo los que están a la derecha de Bernie Sanders”, dijo.

Emily Kaib es una de los tantos estudiantes conservadores que enfrentan la supresión de la libertad de expresión a diario. Ella es estudiante de primer año en la Universidad de Pittsburgh, y estudia ciencias economías y políticas.

Kaib afirmó que todos los profesores, e incluso los asistentes de enseñanza en su escuela, son liberales.

“No sé si conocí a un solo profesor conservador”, dijo.

Ella piensa que los estudiantes se sienten intimidados para levantar la mano y expresar diferentes opiniones sobre temas como la inmigración o el control de armas.

“Te están evaluando al final del día, y pagas mucho dinero por ir a la escuela y obtener un alto promedio en las calificaciones”, dijo.

“Entonces los estudiantes dicen lo que sus profesores quieren escuchar, y es realmente difícil alejarse de eso”.

Creciente intolerancia

Tales amenazas a la libertad de expresión en los campus universitarios están creciendo, según la secretaria DeVos.

“Hemos visto más y más ejemplos en los últimos años en los campus universitarios de suprimir la libre expresión y el debate de ideas”, dijo.

Los estudiantes universitarios deberían compartir sus opiniones sin censura y miedo, dijo.

“Esta administración está comprometida a mantener esas libertades de expresión e intercambio de ideas”.

Incluso, los estudiantes de secundaria se enfrentan al hostigamiento de sus compañeros de clase y profesores por expresar sus opiniones políticas. Laura Rose Cardona es una de ellas.

“Crecí en Williamsburg, Nueva York, llena de jóvenes con estudios universitarios y trabajos de alto nivel, completamente liberal”, dijo.

Ella era la única estudiante conservadora en su escuela secundaria.

“Tan pronto como me definí como conservadora y expresé mis opiniones políticas, perdí a todos mis amigos en un abrir y cerrar de ojos”, explicó.

“La gente me amenazaba con pasar por encima mío básicamente todas las semanas. Afortunadamente no sucedió”.

Ella dijo que incluso algunos de los maestros la llamaban “estúpida [improperio] republicana”.

Cardona ahora estudia en King’s College, una universidad cristiana de artes liberales en la ciudad de Nueva York. Ella es miembro de una organización juvenil que defiende la libertad de expresión en los campus.

Julian Zelizer, profesor de historia y asuntos públicos en la Universidad de Princeton, hace caso omiso de los comentarios sobre la desaparición de la libertad de expresión en universidades y universidades.

Según él, el estado de los campus universitarios es bastante bueno.

“Mi instinto es que estos comentaristas están tomando algunos ejemplos de protesta extravagantes y de comportamiento craso, para pintar una imagen inexacta de la mayoría de los estudiantes”, dijo a Atlantic.

Sin embargo, Stanley Kurtz, miembro del Centro de Ética y Políticas Públicas, piensa que es incorrecto descartar a los que arremeten a gritos contra los oradores, como incidentes aislados.

El fracaso de las escuelas para disciplinar a los disruptores agrava la crisis en los campus, escribió en un artículo en National Review.

“A menos que los educadores y los legisladores aborden la necesidad de disciplinar a quienes gritan a los oradores, a las invasiones en el aula, y cosas por el estilo, los campus seguirán fuera de  control”, advirtió.

A través de La Gran Época.

Gobierno de Trump advierte sobre “amenazas a la libre expresión” en universidades de Estados Unidos
Califique esta publicación

Compartir
Temas: Categorías: América EE.UU

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds