La producción de cocaína en la región andina es catalogada como un problema importante por la Casa Blanca, según comunicado del 2 de noviembre que da a conocer datos sobre el Perú y Bolivia.

“El actual cultivo de coca tanto en Perú como en Bolivia representa una amenaza para nosotros como nación, y agrava nuestra crisis interna de adicción a las drogas“, expresó Jim Carroll, subdirector de la Oficina de Política Nacional de Control de Drogas, ONDCP por la sigla en inglés, dependencia encargada de divulgar la información.

El mismo funcionario considera de importancia la acción conjunta de los gobiernos involucrados en el problema, de modo que establezcan medidas contra las plantaciones y el procesamiento, en pro de la vida de las personas con adicción a la droga.

“Perú sigue siendo un gran socio y tenemos la responsabilidad compartida de abordar este problema. En Bolivia, nos gustaría ver esfuerzos reales contra el cultivo y la producción”, agregó el funcionario.

Secado de hoja de coca en Perú.

Se han identificado las zonas en las cuales se ha incrementado la producción, localizadas en el Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro, área conocida como el VRAEM.

En el caso de Perú el aumento es el más alto registrado en los últimos 25 años, llegando a las 491 toneladas, como producto de los cultivos que ocupan 49.800 hectáreas de terreno.

Por parte de Bolivia, donde el gobierno ha establecido un área de cultivo de coca para cumplir con tradiciones religiosas y culturales de 9.000 hectáreas, los cultivos exceden esos límites permitidos, de acuerdo con el mismo informe.

Cosecha de hoja de coca en Bolivia.

Los cálculos señalan que en la región de Yungas se ocupan 20.000 hectáreas para la producción de hoja de coca, de la cual se extrae la pasta que dará origen a la cocaína, lo que ha ocurrido durante los últimos 10 años, para un total de 31.000 hectáreas en el año 2017, permitiendo una producción de 249 toneladas.

En informe de las Naciones Unidas, la producción mundial para el año 2016 fue de 1.410 toneladas de cocaína.

“Las conclusiones del Informe Mundial sobre las Drogas de este año [2018] muestran que los mercados de drogas se están expandiendo, y que la producción de cocaína y opio está alcanzando niveles sin precedentes, lo que plantea múltiples problemas en múltiples frentes”, dijo Yury Fedotov, el Director Ejecutivo de la Oficina de la Naciones Unidas para las Drogas y el Crimen, ONUDD por la sigla en inglés.

José Ignacio Hermosa – BLes

EE. UU.: La coca de Perú y Bolivia es una amenaza para el país
Califique esta publicación

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds