Compartir

TABACUNDO, Ecuador (AP) — Hace una semana, la población andina de Tabacundo se había propuesto romper un récord Guinness construyendo el arreglo floral más grande del mundo, pero los delegados de ese organismo estimaron que ante ellos estaba la posibilidad de crear una nueva categoría: la estructura floral más grande del mundo.

En medio de una plaza de esa población de Ecuador lucía imponente una pirámide de rosas rojas con ribetes blancos y un deslumbrante sol de rosas amarillas, la cual inicialmente era una réplica exacta de una estructura indígena ubicada a pocos kilómetros en un centro ceremonial prehispánico.

Lo que parecía un fracaso renació de las cenizas para acoger las recomendaciones de Guinnes y modificar la construcción inicial de 180 metros cuadrados, entre otras cosas, extendiendo su rampa a 70 metros y elevando el tamaño hasta conseguir una construcción de 420 metros cuadrados. Allí reposan casi 600.000 rosas, las que se han constituido en un verdadero polo de atracción para el turismo.

Una de las mentes detrás de este proyecto, Rosa Cisneros, dijo a The Associated Press que “puede caerse el mundo, pero nos van a dar el récord Guinnes. Nos sentimos ganadores y vamos a mostrar al mundo de dónde salen las rosas más hermosas de la tierra”.

Si Guinness da por cumplido el reto, se sabrá el sábado.

El gigantesco tributo a los antepasados fue una propuesta acordada entre las autoridades municipales y los productores de rosas que coincidieron en algo muy simple: poner en evidencia ante el planeta el sitio de donde salen esas hermosas flores ecuatorianas.

El alcalde de este poblado, Frank Boris Gualsaquí, dijo a la AP que decidieron “aprovechar el mayor potencial productivo de nuestra ciudad como un pretexto para colocar a Tabacundo en la mira del mundo, con un nuevo récord Guinnes”. Un delegado de ese organismo ha certificado el proceso de construcción y la obra final.

Las rosas fueron donadas por productores particulares que integran la Corporación de Floricultores de Tabacundo, 45 kilómetros al noreste de la capital, y el trabajo estuvo a cargo de técnicos y cientos de entusiastas ciudadanos.

La socióloga Mónica León explicó a la AP que la pirámide cinco, que ahora cuenta con una réplica de rosas, es utilizada como un centro sanación y centro ceremonial para las celebraciones de los solsticios de verano y de invierno, así como para los equinoccios de las mismas épocas. La original data de hace unos mil años.

La faraónica y perecedera estructura floral no es más que un guiño estético en este país, el tercero entre los mayores productores de rosas del mundo.

El 2017 Ecuador exportó unas 159 mil toneladas que generaron ingresos por 881 millones de dólares. Sus principales compradores son Estados Unidos, Rusia y la Unión Europea.

Ecuador construye réplica de antigua pirámide con casi 600.000 rosas
Califique esta publicación

Compartir
Categorías: América

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds