El caso de los ‘cuadernos de las coimas’, iniciado el 1° de este mes, golpea la credibilidad del gobierno ejecutado por Néstor Kirchner y su esposa y sucesora Cristina Fernández de Kirchner en Argentina, entre los años 2003 y 2015, ya que expone -de una manera probablemente nunca antes vista- detalles minuciosos de una millonaria suma de sobornos otorgados por empresarios para obtener beneficios en las licitaciones de obra pública.

El cuadro se agrava aún más teniendo en cuenta que muchos de los principales empresarios involucrados (de los más poderosos del país) han reconocido los hechos al pasar por los tribunales federales. La causa se encuentra en investigación y promete seguir destapando hechos reveladores durante la gestión kirchnerista en las próximas semanas.

A continuación, exploramos las principales aristas del megaescándalo de corrupción denominado “los cuadernos de las coimas”.

El origen del caso de sobornos

A comienzos de agosto los periodistas Diego Cabot, Candela Ini y Santiago Nasra del diario La Nación entregaron al fiscal Carlos Stornelli copias de los cuadernos en los que Oscar Centeno, conductor del ex secretario de planeación kirchnerista Roberto Baratta, escribía meticulosamente todos los datos relativos a los sobornos que habría recibido este último para ser entregados a los Kirchner, cuando se encontraban al mando del país.

Oscar Centeno, el conductor que recopiló toda la información.

Los registros seguían la trayectoria que durante 10 años (entre 2005 y 2010) tomaron cerca de 200 millones de dólares que, se calculan, fueron entregados por empresas contratistas de construcción, y generadores y proveedores de energía, con destino a los mandatarios a fin de obtener contratos estatales.

Los periodistas entregaron la evidencia seis meses después de haberla recibido, contenida en 8 cuadernos con detalles de nombres, direcciones, cantidades y fechas de cada una de las entregas de millones de dólares, que luego habrían sido depositadas en propiedades de los Kirchner, tal como relata La Nación.

Los implicados en el delito

Cristina Fernández de Kirchner, expresidente y senadora de Argentina, acusada de liderar una red de sobornos.

Fue acusada la ex presidente y actual senadora Cristina Fernández de Kirchner, de quien se sospecha era la líder de la asociación que recibía los sobornos y se quedaba con el dinero, que luego era invertido a través de sociedades fuera del país o ‘offshore’ registradas en Miami y Nueva York.

La senadora de 65 años, que ha negado los cargos que se le imputan, puede ser investigada y juzgada pero no detenida, en virtud del fuero parlamentario que le es otorgado a los senadores, a menos que sea revocado. De hecho, recientemente la justicia allanó varias de sus propiedades.

Asimismo, el diputado Máximo Kirchner, hijo de los ex presidentes, y 42 personas más, están siendo investigadas, entre ellas el mismo Oscar Centeno, autor de los registros escritos que dieron inicio al escándalo de los millonarios sobornos.

Muchos empresarios reconocieron haber sobornado

Aparentemente la práctica se había ‘normalizado’ en la ‘era de los ‘Kirchner’, puesto que 17 empresarios del más alto nivel en la Argentina aceptaron los cargos y confesaron que la información contenida en los ‘cuadernos de las coimas’ era verdadera, si bien falta todavía que se proceda al juicio.

Llama la atención que a la figura legal de los ‘imputados colaboradores’ o ‘arrepentidos’ como se les llama popularmente se hayan acogido en tal cantidad, buscando la posibilidad de que sus eventuales penas sean disminuidas hasta en el 30 por ciento, dentro de los límites contemplados por la ley.

Entre los colaboradores se encuentran: Carlos Wagner, titular de Esuco y ex presidente de la Cámara de la Construcción; Enrique Pescarmona, presidente de Industrias Metalúrgicas Pescarmona SA; Jorge Guillermo Neira, de Electroingeniería; Claudio Javier Glazman, de Sociedad Latinoamericana de Inversiones; y Aldo Roggio, de Grupo Roggio, entre otros, listados por La Nación.

Alcance legal

La investigación es dirigida por el juez federal Claudio Bonadio, bajo cuya autoridad se dirigen las investigaciones a 42 posibles implicados en el caso, entre ellos 14 han sido detenidos y 17 se han ‘arrepentido’.

Claudio Bonadio, juez federal argentino.

De otro lado, se ha efectuado una serie de detenciones a ex funcionarios y empresarios ligados al gobierno kirchnerista por el presunto pago de las sumas ilegales para obtener fraudulentamente los contratos convocados por el gobierno.

Gracias a una ley recientemente aprobada en Argentina, quienes siendo acusados de un delito colaboren con el proceso judicial, aportando elementos que ayuden en el caso, reciben como beneficio la disminución de la eventual pena a que sean condenados.

Como se ha mencionado anteriormente, ya son 17 los acusados que se han acogido a esta ley, los llamados ‘arrepentidos’, o más técnicamente ‘imputados colaboradores’, entre ellos Centeno mismo.

Adicionalmente, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, firmó una resolución que dispone una recompensa del 5% del valor recuperado hasta un máximo de dos millones de pesos (unos 65.700 dólares) y que asegura el anonimato del aportante, con el propósito de obtener la devolución de las cantidades reunidas por el delito de soborno, en este caso.

Los resultados de las incautaciones

El ingreso de las autoridades a una de las propiedades de Cristina Fernández.

El juez federal Claudio Bonadio comunicó que hasta el 24 de agosto las incautaciones presentaban 250 cuadros valuados en 1.350.000 dólares, 235.000 euros en efectivo y 210.000 dólares más representados en 6.350.000 pesos argentinos, también en dinero en efectivo.

Igualmente se incautaron dinero en efectivo chileno, uruguayo y brasileño, sin que se especificaran las cantidades, 9 armas de fuego, equipos de telefonía móvil y aparatos electrónicos, además de autos y motos de diversas marcas y modelos, incluso de alta gama, según informó La Nación.

Conexiones en el extranjero para el lavado de activos

Por otro lado, el juez Sebastián Casanello cree que por Uruguay se canalizó la fuga de dólares hacia el exterior y se procedió a las operaciones de lavado de dinero.

De este modo la Secretaría Contra el Lavado de Activos uruguaya investiga la veracidad o no de lo postulado, en función de lo cual investiga unas 20 sociedades sospechadas de ser parte de la corrupción K, como también se conoce el asunto en cuestión.

Cómo se afectaría la economía

“Es difícil llegar a otra conclusión que no sea la de que el impacto inmediato sobre el crecimiento sería negativo”, dijo James McCormack, jefe mundial de calificaciones soberanas de Fitch, en una conferencia en Buenos Aires, tal como informó CNBC.

El “escándalo de corrupción es un crédito negativo para las corporaciones argentinas” fue a su vez el concepto emitido por la agencia de calificación Moodys, aludiendo el mismo suceso.

Al país suramericano se le pronostica una tasa de inflación de 29.5 por ciento al año, una de las más altas del mundo.

Las posibles consecuencias políticas

En un escenario extremo, si la ex presidente y senadora Cristina Fernández de Kirchner fuese condenada esto dificultaría en extremo su candidatura para la presidencia de Argentina en 2019, a la cual posiblemente pretenda aspirar.

A su vez el presidente Mauricio Macri podría encontrar un respiro, dado que sus índices de popularidad declinaron a causa de la recesión económica experimentada por el país.

De acuerdo con las investigaciones de la firma Elypsis, la imagen positiva de Cristina Fernández bajó 10 puntos, a causa de la investigación en su contra, en tanto que la de Macri ascendía, presentando 31 y 33 por ciento respectivamente, de acuerdo con lo informado por Bloomberg.

José Ignacio Hermosa – BLes

¿De qué se trata el “cuaderno de las coimas”, el escándalo de megacorrupción que se ha destapado en Argentina?
Califique esta publicación
Categorías: América Argentina

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds