CARACAS — Daniella Castillo, venezolana de 23 años y enfermera de profesión, hoy vende empanadas en las calles de Bogotá, a donde emigró para escapar de la crisis económica de su país.

Cruzó la frontera colombo-venezolana hace seis meses. Sus días en el vecino país no han sido nada fáciles narró a la Voz de América.

“Maltrato psicológico más que todo, no servimos, nunca servimos, nunca hacemos nada bien, para ellos somos como unos ineptos”, se queja Daniella del trato que recibe de los colombianos, que sin embargo permitieron hasta hace poco la entrada de muchos venezolanos a su país.

Daniella es parte de una oleada de inmigrantes venezolanos que, según señala el diario colombiano El Tiempo, en menos de una década, y sin estar preparada para ello, llegaron al país cafetero y ahora superan la población de capitales provinciales como Bucaramanga o Ibagué.

Solo por puntos fronterizos legales, se calcula que son cerca de 600.000 venezolanos que han cruzado a Colombia huyendo “de la megacrisis social, económica y política desatada por el régimen de Nicolás Maduro”, dice El Tiempo. “Y a esto habría que sumarles los cientos de pasos ilegales que existen a lo largo de los más de 2.200 kilómetros de frontera terrestre entre las dos naciones, de La Guajira a la Orinoquia”.

Se estima que unas 2.000 personas al día cruzan la frontera, dijo el ministro de Hacienda colombiano, Mauricio Cárdenas.

La tensión natural creada por la presencia de tantos inmigrantes y la necesidad de huir, marcan a muchos de los venezolanos en Colombia.

Así, entre aplausos y xenofobia avanzan los días de Jhonny Anzola, otro venezolano que se desplazó hace cinco meses a Colombia por razones similares: hambre, necesidad, y una mejor calidad de vida para él y su familia.

El joven músico muestra con orgullo la bandera de su país mientras canta en una plaza a la espera de regalías.

“Hay colombianos que nos han apoyado, nos han tendido la mano bien, pero hay otros que no, nos han tratado muy mal, nos pitan, nos dicen obscenidades, igual como los policías, algunos nos han tratado mal acá”, se queja Anzola.

Exodo de venezolanos. Twitter @el_pais

A pesar de sentirse víctimas de xenofobia, ellos piensan que hay mucho que agradecer al vecino país.

“A pesar de tanto maltrato sicológico que nosotros vivimos acá, tenemos un poquito mejor futuro, por lo menos podemos ganar dinero para enviarle a nuestra familia”, matiza Daniella.

Ambos aguardan la esperanza de regresar a Venezuela. “Y en nombre de dios, pronto regresaré a mi país”, vaticina Anzola.

El gobierno colombiano cree que aunque muchos venezolanos aspiran a regresar a su país, muchos otros permanecerán a medida que la crisis económica en el país petrolero empeore.

La semana pasada Colombia endureció los controles migratorios en la frontera. De ahora en delante, solo los que se hayan registrado con un pase especial o puedan presentar un pasaporte podrán cruzar la frontera.

Exodo de venezolanos. Twitter @caraotadigital

Ante el aumento de la cantidad de venezolanos que cruzan la frontera, incluidos niños sin supervisión que reciben vacunas y educación gratis, Colombia estima que necesitará unos 30.000 millones de dólares para construir un centro de ayuda que ofrezca a los inmigrantes un lugar temporal de permanencia antes de que decidan su próximo paso.

Es así como Colombia ha contactado a agencias de crediticias internacionales para preparar un plan de rescate financiero por unos $60.000 millones de dólares para su vecina Venezuela si el presidente Nicolás Maduro deja el poder, dijo el viernes el ministro de Hacienda colombiano en una entrevista.

A través de: Voz de América

Share

Video Destacados