La entidad no gubernamental ‘Judicial Watch’ (JW) de Estados Unidos está siendo atacada por la organización colombiana ‘Dejusticia’ -la cual es financiada por el mutimillonario izquierdista Geoge Soros– por exponer sus vínculos con las FARC.

Asimismo, JW está investigando la aplicación de fondos -por parte de la entidad colombiana- de las convocatorias ofrecidas por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés), a través del Departamento de Estado durante el gobierno de Barack Obama.

La denuncia -descrita por JW en su página- destaca que estos programas apoyaron a la guerrilla marxista que asoló a Colombia a sangre y fuego por más de medio siglo, y con la cual se celebró un acuerdo de paz.

Tom Fitton, presidente de Judicial Watch.

Por otro lado, las relaciones de Soros con el grupo exguerrillero de las FARC es de vieja data, al menos desde los años 90, afirma el medio Periodismo sin Fronteras.

Al referirse a las ex FARC, JW expresa que “el movimiento, apoyado por la administración Obama, también busca rebautizar décadas de masacres, secuestros, reclutamiento de niños soldados y narcotráfico por parte de un sindicato criminal como simplemente ‘50 años de conflicto armado‘”.

Judicial Watch es una fundación educativa conservadora y no partidista, que promueve la transparencia, la responsabilidad y la integridad en el gobierno, la política y la ley, e investiga los casos que, eventualmente, puedan lesionar los derechos de sus conciudadanos, describe la organización en su sitio web.

Secuestros de las FARC, uno de los innumerables delitos cometidos durante más de 50 años.
Pueblo bombardeado por las FARC.

En marzo, JW demandó a USAID -que adelanta programas de ayudas a países del exterior de Estados Unidos- y al Departamento de Estado, para obtener información relacionada con la OPEN SOCIETY FOUNDATION (OSF), entidad fundada por Soros y a través de la cual inyecta recursos a los proyectos de su interés en diferentes países.

La demanda es un recurso de escalamiento de la solicitud de información presentada por la entidad anteriormente, el 16 de julio de 2017, y que no fue respondida adecuadamente.

También pidió información sobre otras organizaciones financiadas por Soros en Colombia: Fundacion Ideas para la Paz, La Silla Vacia, Corporacion Nuevo Arco Iris, Paz y Reconciliacion, Global Drug Policy Program, y el portal de noticias Las Dos Orillas, además de Dejusticia, ya mencionada.

En 2016, la Open Society Foundation de Soros donó más de 3,3 millones de dólares a organizaciones que operan en Colombia. Asimismo, varias de esas, han recibido más de 5 millones de dólares del Departamento de Estado, USAID y la Fundación Interamericana (una agencia federal) bajo la Administración Obama, señala JW.

Con su fundación, Open Society Fundation, Soros apoya y financia la legalización de las drogas, el aborto y la ideología de género, entre otras polémicas iniciativas (la reciente legalización de la droga en Uruguay se considera uno de sus últimos triunfos regionales).

Sin ir más lejos, siguiendo el plan de la élite internacional, la OSF hace aportes a la Comisión Latinoamericana sobre Drogas y Democracia.

Rodrigo Uprimny, fundador de Dejusticia, financiada por Soros a través de Open Society Foundation.

Una de la tantas organizaciones financiadas por Soros y la OSF es Dejusticia. Esta ‘organización de derechos humanos’ fue fundada por el jurista colombiano de extrema izquierda Rodrigo Uprimny, quien podría ser el principal ideólogo jurídico de las concesiones legales para garantizar la impunidad de la organización narcotraficante FARC. También es columnista del periódico El Espectador. 

En un extenso artículo en su sitio web y en una publicación en medios sociales, Dejusticia critica a Judicial Watch por investigar a su líder, así como a otras figuras izquierdistas.

Pasando al tema de la financiación por parte de Soros, Dejusticia lo afirma de la siguiente manera:

“Desde que se inició el proceso de paz (2012) hasta hoy, hemos recibido 25 donaciones de Open Society, que representan el 20.8% de nuestros ingresos en ese periodo”. 

Sede del Departamento de Estado de EE. UU. en Washington.

¿Se vinculan el Departamento de Estado de EE. UU. y Soros?

Son múltiples las injerencias de Soros en oficinas administrativas del gobierno de Obama, a fin de encontrar respaldo para sus proyectos personales en varios países del mundo.

Colombia ha sido uno de sus objetivos, y ya desde los años 90 se observa su relación con las FARC, a las cuales ha buscado favorecer a través de las organizaciones que gozan de su financiación.

Por ejemplo, Soros usó a Human Rights Watch, Amnistía Internacional y la oficina de Washington para América, para desacreditar al ejército colombiano y desvincular a la guerrilla de la FARC del narcotráfico, contando además con el respaldo de la influencia mediática del WashingtonPost, tal como relata Mia Fowler, periodista norteamericana y ex agente de la CIA.

A su vez, Myles Frechette, embajador de Estados Unidos en Colombia entre 1994 y 1997 (durante el gobierno del demócrata Bill Clinton) apoyó los proyectos de Soros en este sentido.

Organismos tales como el Consejo Asesor para las Américas y las brigadas Internacionales de Paz, también han colaborado con Soros y sus entidades.

Por su parte, Bernand Aronson, ex funcionario del Departamento de Estado de Estados Unidos, propuso a las FARC y al ELN, en 1998, como ayudas para la erradicación de los cultivos de coca a cambio de apoyo norteamericano y una cuota de poder en Colombia, siendo consecuente con los propósitos de Soros, según la misma comunicadora.

Aronson es miembro del Think Tank Diálogo Interamericano, financiado por Soros a través de la Fundación Avina, y fue enviado especial del presidente Obama, para concretar su proyecto.

Asimismo, Harold Koh fue nombrado Secretario de Estado adjunto para la Democracia, los Derechos Humanos y el Trabajo, habiendo sido miembro del consejo de administración de Human Rights Watch, organización de Soros, relaciona la misma Fowler.

Con estos antecedentes es posible que el mismo Soros haya movidos los hilos que influyeron ante el Departamento de Estado de los Estados Unidos para que se aprobaran los desembolsos que financiaron a Dejusticia.

Iván Duque, presidente electo de Colombia.

¿Se aproxima la expulsión del país de la fundación de Soros?

Ante este marco, el medio colombiano el Nodo plantea la posibilidad de que OSF pueda ser expulsada del país:

“Con el cambio de gobierno, y ante los escándalos en los que están involucradas tanto las FARC como el gobierno Santos y el abogado Uprimny, no se descarta que organizaciones como la Open Society Foundation sea expulsada de Colombia“.

La nueva Administración colombiana, en cabeza de Iván Duque, de derecha, tomará posesión del ejecutivo el próximo 7 de Agosto. 

El Nodo plantea que las FARC, [ahora ex FARC], han pasado a ser ‘paramilitares’ por cuanto cuentan con la protección del gobierno de Santos.

“Protegidos por los cuerpos de seguridad en sus camionetas de lujo, con brazos armados en la ilegalidad, financiación estatal y defensores institucionales de turno, comenzando por el presidente de la República, Juan Manuel Santos”, destaca el medio informativo.

El sitio colombiano afirma que el grupo marxista ha necesitado, por fuera de su estructura terrorista, el acompañamiento político que lave su imagen ante la opinión pública y una financiación dentro de la legalidad que les sirva como trampolín.

Para esto se requiere, en primer lugar, la financiación del proyecto, en segundo lugar, la violación del marco legal para la incorporación de los terroristas.

Por su parte, Rodrigo Uprimny, a través de su organización “De Justicia”, ha servido como el principal vocero de los procesos de impunidad que se han gestionado en país -sigue sosteniendo El Nodo– “facilitando un lavado vulgar de imagen del grupo terrorista FARC, al punto de convertirlo a la fecha en un grupo político aliado del gobierno nacional”.

Asimismo, el sitio colombiano deplora la defensa y gestión de Uprimny ya que -sostiene- ha resultado en una violación a la Constitución colombiana de 1991: “en burla de las víctimas”, el Acuerdo de Paz permitió financiar -con recursos del presupuesto nacional- al “Partido político de las FARC” y sus respectivos curules en el Congreso (sin votos).

“El cerebro de la operación financiera detrás de la implementación de las ideas de izquierda radical de la organización -Dejusticia- sería el multimillonario americano George Soros, quien ha sido reconocido desde años atrás como el mayor financiador de las iniciativas dirigidas a dar legitimidad al narcotráfico, mediante un lobby multimillonario global para que la droga sea legalizada”, señala el medio colombiano.

No es el único caso

Asimismo, Judicial Watch quiere saber por qué la organización Macedonia, parte de las fundaciones de la OSF de George Soros, recibió casi 5 millones de dólares de USAID entre 2012 y 2016, durante el gobierno de Obama. La demanda fue presentada en el Tribunal de Distrito de los EE.UU. para el Distrito de Columbia.

“Está claro, por lo que ya hemos aprendido, que la administración Obama usó libremente nuestros dólares de impuestos para propósitos políticos, incluyendo el apoyo a la operación de Soros”, sostiene al respecto el medio The Hill.

Se espera que el Departamento de Estado y USAID -bajo la Administración Trump- divulguen los detalles de la fuente Obama-Soros y sus múltiples entidades, con raíces en 37 países, tal como ocurre con la organización colombiana Dejusticia.

Jose Ignacio Hermosa – BLes

ONG es atacada por exponer los vínculos entre polémico especulador financiero, la Administración Obama y las FARC
Califique esta publicación
Temas: Categorías: América Colombia EE.UU

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds