En la terminal de transportes de Barranquilla, ciudad sobre la costa caribe de Colombia duermen, en condiciones muy precarias, cerca de 70 menores y 200 adultos.

La temperatura cálida del lugar no les exige abrigo, pero dormir sobre el duro suelo no les permite descansar adecuadamente luego de las largas jornadas en busca del sustento diario, y de ser posible algo de dinero para enviar a sus familiares en Venezuela, bien sea por trabajos informales o por la caridad pública.

Ciudadanos venezolanos aceptan la caridas pública en Colombia.

Ante la obstrucción que este grupo de personas significa para el flujo normal de pasajeros, que continuamente utiliza la terminal de transportes para ingresar a la ciudad por vía terrestre o para desplazarse hacia otros lugares del país, los administradores del centro de servicios han decidido desalojarlos.

“Que se apiaden de nosotros que también somos seres humanos, esto no es porque queremos a nadie le gustaría vivir así”, dice Henry González, ciudadano venezolano que forma parte de los sin techo que pernoctan en ese lugar público, cita el medio colombiano Noticias Caracol.

Las cifras de Migración Colombia, organismo dependiente del Ministerio de Relaciones Exteriores, estima en 550.000 los ciudadanos venezolanos radicados en el país a diciembre de 2017, a quienes en trámites abreviados les otorgan tarjetas de Tránsito Provisonal Fronterizo o Permiso Especial de Permanencia, sino han obtenido la visa oficial.

Son 7 los pasos fronterizos habilitados entre las dos naciones, y tan solo por el más importante de ellos, el Puente Simón Bolívar ingresan diariamente alrededor de 35.000 venezolanos, comunicó Christian Krüger Sarmiento, el Director General de la entidad, por medio de la página web de la misma.

Share
Categorías: América Colombia

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds