(Redacción BLES) Las cifras migratorias de venezolanos hacia Colombia han aumentado de manera casi exponencial en los últimos meses y las autoridades aún no saben qué hacer.

Los problemas que se presentan por la gran cantidad de venezolanos en las calles derivan de que no se tiene un plan de salud para atenderlos y no existe un modelo de adaptación laboral a los recién llegados.

De acuerdo con los datos del portal oficial migración Colombia, en el país ya han sido sancionados 4.112 ciudadanos venezolanos: 1.165 con medidas de deportación, 136 con medida de expulsión y 2.811 con una sanción económica.

Según los procedimientos de verificación se estima que cerca de 140.000 venezolanos habrían ingresado de forma irregular por pasos no autorizados en 2017, sin que se tenga certeza de su ciudad de destino.

Durante el mismo periodo, en el país se han otorgado 51.177 permisos especiales de permanencia que se hicieron efectivos en las ciudades de Bogotá, Medellín, Barranquilla, Cali y Bucaramanga.

Venezolanos en la ciudad de Cúcuta, Colombia. Foto: Venezuelaawareness

Asimismo en 2017, de los 263.331 ciudadanos venezolanos que ingresaron de forma regular al país han salido 228.380. Muchos de ellos, para lograr su ingreso regular, declararon motivos de turismo, visita temporal, trabajo temporal y residencia.

La migración pendular de venezolanos hacia Colombia registra un promedio de ingresos diarios de cerca de 36 mil ciudadanos y de salidas con cerca de 34 mil personas. 

Los inconvenientes, publicados en el diario La Silla, son diversos y muchas de las autoridades regionales cuestionan la falta de previsión por parte del gobierno nacional.

En el departamento de Santander, próximo a Venezuela, el hospital Erasmo Meoz ha facturado alrededor de 3 millones de dólares en solo atención de urgencias a los ciudadanos venezolanos.

El Ministerio de Salud aún no ha dejado claro cuándo va a girar el dinero para seguir atendiendo este tipo de urgencias.

En otro departamento, La Guajira, toda la red hospitalaria ha facturado cerca de dos millones de dólares en la salud de los venezolanos, durante el 2017. Sin embargo, los planes de contingencia para afrontar sosteniblemente la situación no existen.

Algunos inmigrantes de Venezuela están siendo arrastrados por grupos al margen de la ley como el ELN (grupo guerrillero que está en diálogos de paz con el gobierno), según el diario La Silla, y otros se ven cotidianamente en las calles de muchas ciudades pidiendo la caridad de las personas.

Ante la grave situación social que atraviesa Venezuela, su vecina Colombia debería abordar un plan estructural de atención en salud como en ayudas humanitarias o de integración al país. Por lo pronto, esta idea brilla por su ausencia.

Share
Categorías: América Colombia Venezuela

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds