Rafael Uribe Noguera, quien secuestró, abusó y asesinó a una niña de 7 años en Colombia, fue golpeado por reclusos de la cárcel en donde cumple una condena de 58 años de prisión.

En La Picota, ubicada en la capital colombiana, Bogotá, Noguera fue lastimado por presos que lo reconocieron y atacaron mientras era trasladado a la enfermería de la penitenciaría.

La oportuna intervención de sus custodios impidió que las heridas no fueran mayores y que no pasaran de contusiones y golpes al confeso asesino de la pequeña Yuliana Samboní, según informó RCN el 9 de enero.

Cárcel La Picota. Bogotá. Ilustración fotográfica Google

Uribe Noguera horrorizó a la sociedad colombiana el 4 de diciembre de 2016 al secuestrar, abusar y asesinar brutalmente a la niña Yuliana Samboni de tan solo 7 años.

El arquitecto de 38 años, de familia adinerada, llegó hasta la casa de la niña, ubicada en un barrio marginal de Bogotá y la obligó a entrar a su vehículo cuando se encontraba jugando con un primo frente a su casa.

Las pruebas actuaban todas en su contra, cámaras de seguridad grabaron a la niña en la camioneta en que la transportó, las prendas en su departamento y presencia de su ADN en el cadáver de la inocente víctima.

Posteriormente apareció muerto el portero del edificio en el que ocurrió el asesinato, aparentemente por suicidio, y los hermanos del verdugo fueron culpados de alterar la escena del crimen y ocultar pruebas, por lo cual son enjuiciados, relata BBC.

El clamor social fue gigantesco, al grado que aceleró el proceso judicial, resultando en condena a 51 años inicialmente, aumentada a 58 años después, en tan solo 2 meses del procedimiento.

Condenado a 58 años, por secuestro, abuso y asesinato de niña es agredido en cárcel de Colombia
Califique esta publicación
Categorías: América Colombia

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds