Compartir

Redacción BLes – Una fundación se opone a la eutanasia ofreciendo cuidados paliativos a enfermos terminales en la capital chilena.

Desde hace más de veinte años, un grupo de laicos liderados por el sacerdote Baldo Santi, y en cooperación con Cáritas Chile, dispensa atención gratuita a enfermos físicamente incurables y en su etapa terminal, en la Clínica Familia patrocinada por la entidad sin ánimo de lucro.

Muchos médicos y enfermeros que colaboran en el proyecto “Para la Dignidad del Hombre”, instaron al gobierno chileno a reconsiderar su posición. 

Asimismo, pidieron que brinde a los enfermos terminales una atención digna y correspondiente a su sufrimiento, en lugar de aplicarles la eutanasia, es decir intervenir intencionalmente sus tratamientos para acelerar sus muertes.​

“Antes de hablar de eutanasia, la cultura debe procurar que los pacientes, especialmente los más pobres, tengan acceso a una buena asistencia que se preocupe del dolor total, porque el mayor sufrimiento que tiene un paciente oncológico por ejemplo, muchas veces no es el dolor físico, sino el espiritual”, señaló el director de la fundación, el doctor Flavio Nervi, quien sostiene que: “El tratamiento paliativo es la respuesta humana a la eutanasia”.

El equipo de la Clínica Familia cuenta que se propuso desde sus inicios ofrecer un cuidado integral -físico, social y espiritual-, en estrecha colaboración con los familiares de los enfermos.

“Estamos tapando el sol con el dedo”

“Estamos en un país que en vez de cuidar a las personas que sufren y dar una respuesta a ese sufrimiento, busca eliminarlas. Estamos tapando el sol con el dedo”, alertó según ACI Prensa, Paula Ossandón, coordinadora de enfermeras del centro situado en Santiago de Chile.

“No es fácil el sufrimiento, pero yo acá estoy muy feliz, es algo vocacional, ya que no todos tienen la voluntad de trabajar en esto, en cambio, a mí me apasiona. No hay nada más bonito que trabajar para que el otro parta en paz”, reconoció la profesional de la salud.

“Está la fe de uno, como cuidador, en contraste con el sentimiento del paciente, que muchas veces ingresa enojado, con sentimientos de abandono. Pero aquí vamos viendo cómo se van reencontrando y reconciliando con Dios, con la fe. Eso es maravilloso”, añadió satisfecho el doctor Alfredo Rodríguez, director académico de la institución.

En esa línea, la voluntaria Ximena Yáñez, destacó que suelen ser duras de admitir las condiciones en que llegan algunos pacientes muy vulnerables y sin recursos, pero que “eso mismo después me pone contenta, ya que sé que el paciente acá va a cambiar las condiciones indignas que tenía en su casa, y los podremos ver dignos, limpios, cuidados. No podemos mejorar muchas veces sus diagnósticos, pero sí la parte espiritual. Ahí uno ve la mano de Dios”.

“La Clínica Familia es un instrumento que permite que la familia se reúna alrededor de uno de sus integrantes gravemente enfermo para seguir dando y recibiendo amor”, consigna el centro en su sitio web, “se acude a ella no para curar el mal, sino para un buen morir”, y así dar “dar un sentido a la vida y dar un sentido a la muerte”.

Ir a la Portada de BLes.com.

¿Conoce nuestro canal de Youtube BLes Mundo? ¡Suscríbase!

Una fundación brinda ayuda a pacientes terminales como alternativa a la eutanasia
Califique esta publicación

Compartir
Temas: Categorías: América Chile

Video Destacados