BOSTON (AP) — El empleo de cámaras corporales en la policía de Boston podría suponer una pequeña reducción en el número de reclamaciones presentadas, según un reporte preliminar sobre las pruebas con los dispositivos durante un año.

El programa piloto distribuyó 100 cámaras corporales a agentes de varios distritos. Un estudio de los datos publicado el miércoles determinó que un grupo de control de policías sin cámaras recibió aproximadamente una queja más que sus compañeros cada mes. El reporte no encontró diferencias significativas en el número de reportes sobre uso de la fuerza presentado por los agentes.

Resulta difícil sacar conclusiones generales porque la mayoría de los agentes participantes no generaron ninguna reclamación, señalaron los autores del estudio.

El comisario de policía, William Evans, dijo que el estudio demuestra la excelente labor del departamento “incluso si los resultados pueden ser mínimos”.

En junio se publicará un análisis completo.

Share
Categorías: América EE.UU

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds