CIUDAD DE MÉXICO (AP) — El número de extracciones ilegales de combustible en oleoductos propiedad del gobierno mexicano aumentó más de 50% el año pasado, con un promedio de 28 “ordeñas” halladas prácticamente a diario, informaron las autoridades el miércoles.

La estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) reportó que el año pasado se hallaron 10.363 oleoductos perforados, comparado con 6.873 en 2016.

Esos son solo los casos que se han hallado. Se cree que muchos otros siguen operando clandestinamente, extrayendo gasolina y otros combustibles que se venden ilegalmente o a través de gasolineras establecidas.

El alcance de los ladrones de combustible ha crecido exponencialmente: hace apenas cinco años se encontraron 1.635 extracciones ilegales.

Los ladrones _llamados localmente “huachicoleros”_ estaban centrados principalmente en dos o tres estados, pero desde entonces se han expandido a todo el país, incluso suburbios de la Ciudad de México. Se trata de pandillas de delincuentes fuertemente armados.

En la ciudad fronteriza de Reynosa, estado de Tamaulipas, el ejército informó el miércoles que los soldados hallaron 21.000 litros de combustible presuntamente robado, además de cocaína, 17 rifles de asalto, dos fusiles de francotirador calibre .50 y dos minas terrestres. Tres personas fueron detenidas.

En 2017 se hallaron 1.100 extracciones en Tamaulipas, 1.852 en Guanajuato, 1.443 en Puebla 1.064 en Hidalgo y 1.012 en Veracruz.

En el estado de México, lindante con la capital del país, se hallaron 975 extracciones.

Los “huachicoleros” perforan los ductos con taladros manuales, instalan válvulas y mangueras y llenan hasta camiones cisterna enteros.

Las extracciones ilegales se descubren generalmente cuando la pérdida provoca una baja de la presión en el ducto o cuando se incendian.

Aumenta 50% el robo de combustible en México
Califique esta publicación
Categorías: América México

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds