Compartir

TAOS, Nuevo México, EE.UU. (AP) — La policía en Nuevo México arrestó a tres mujeres que se cree son las madres de 11 niños que fueron hallados hambrientos y viviendo en un campamento improvisado extremamente sucio en el norte rural del estado, luego del arresto de dos hombres el viernes, informaron las autoridades el lunes.

Un mensaje acerca de un grupo de personas que estaba muriendo de hambre, que se cree provino de alguien que vivía en el campamento, llevó al descubrimiento de los niños. Un niño de 4 años que fue visto por última vez en Alabama en diciembre viajando con uno de los dos hombres arrestados sigue desaparecido.

Jerry Hogrefe, jefe de policía del condado de Taos en Nuevo México, dijo que los cinco detenidos enfrentan a cargos de abuso de menores. Identificó a las mujeres como Jany Leveille de 35 años, Hujrah Wahhaj de 38 años y Subhannah Wahha de 35 años, quienes fueron arrestadas sin incidentes en el pueblo de Taos y encarceladas.

Los niños, entre 1 y 5 años, fueron rescatados del campamento ubicado en la pequeña localidad de Amalia, a 233 kilómetros (145 millas) al noreste de Albuquerque, una zona aislada en el desierto cerca del límite estatal de Nuevo México con Colorado. Los menores fueron entregados a funcionarios estatales de bienestar infantil.

La policía sigue buscando a AG Wahhaj, de 4 años, que fue reportado como desaparecido en el condado Clayton, en Georgia, dijo Hogrefe. Su cumpleaños fue el lunes.

La madre del niño le dijo a la policía que éste se fue con su padre, Siraj Ibn Wahhaj, para una visita a un parque y nunca regresó.

Siraj Ibn Wahhaj fue detenido por una orden de arresto pendiente en Georgia por secuestro de un menor. Lucas Morten fue detenido por sospechas de albergar a un fugitivo, dijo Hogrefe.

La policía en el condado Clayton dijo en un boletín que Wahajj y su hijo Clayton fueron vistos por última vez el 13 de diciembre en Alabama, viajando con otros cinco niños y un adulto.

La búsqueda en el campamento ubicado a unos kilómetros de la frontera con Colorado surge en medio de una pesquisa de dos meses en colaboración con las autoridades del condado de Clayton y con el FBI, de acuerdo con Hogrefe.

El jefe de policía dijo que los agentes del FBI habían vigilado el área durante algunas semanas pero no habían encontrado ninguna causa probable para registrar la propiedad.

Eso cambió cuando los detectives del estado de Georgia remitieron un mensaje a la oficina de Hogrefe que inicialmente había sido enviado a una terca parte. “Estamos muriendo de hambre y necesitamos agua y comida”, decía el mensaje.

Cuando llegaron al sitio, las autoridades encontraron lo que Hogrefe llamó una “pobreza y las condiciones de vida más miserables” que haya visto en sus 30 años de trabajo.

El grupo parecía haber estado viviendo en el sitio durante meses. No se sabe cómo llegaron a Nuevo México.

Arrestan a madres de niños en condiciones infrahumanas en Nuevo México
Califique esta publicación

Compartir
Categorías: América México

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds