Un cartero de Argentina que había sido condenado a un año de prisión en 2015 por haber retenido más de 19.000 envíos postales en su domicilio, no se presentó ante la justicia y ahora tendrá que cumplir su condena en una cárcel de máxima seguridad.

La evidencia había sido encontrada en la casa del agente postal Manuel Marcelino Gutiérrez en 2009 cuando, por otra acusación diferente, la policía allanó su residencia en Puerto Madryn, en el sur del país sudamericano, y quedó estupefacta ante el espectáculo que presentaba la enorme acumulación de correspondencia retenida, algunas desde hacía más de dos años, informó Clarín el 9 de enero de 2018.

Fueron 26 las bolsas contenedoras de correspondencia que le fueron decomisadas. Ocupaban todos los ambientes de la casa y hasta en la lavadora se encontraron cartas, algunas de ellas abiertas en flagrante delito.

En el año 2015 se le acusó y condenó por “violar y ocultar correspondencia privada”. Manuel argumentó en su defensa que “no le daba el tiempo para repartir todas las cartas y entonces las dejaba en su casa para ordenarlas”, de acuerdo con el diario argentino.

 

Ilustración fotográfica Google.

Sin embargo, el problema se agravó para Gutiérrez ya que ahora ha sido declarado en “rebeldía” con la justicia porque no se presentó en julio de 2017 a la citación impuesta por la justicia a fin de que se formalizara el compromiso bajo el cual cumpliría con la condena.

Ilustración fotográfica Google

Cumpliendo con su cargo, el juez Enrique Guanziroli ordenó a la policía federal la detención del rebelde, el cual ahora ya perdió la oportunidad de pactar términos de su condena, y en vez de ello pasará directamente a la reclusión en una cárcel de máxima seguridad, tal vez la de Rawson, de ser aprehendido dentro de los límites de la provincia en que fue condenado, o la más próxima al lugar en el que sea apresado, siempre y cuando pertenezca a las de absoluta seguridad.

Share
Categorías:América Argentina

Video