En un último contacto que duró 540 segundos, el comandante del ARA San Juan informó a la base: “Ingreso de agua de mar por sistema de ventilación al tanque de baterías N°3 ocasionó cortocircuito y principio de incendio en el balcón de barras de baterías. Baterías de proa fuera de servicio. Al momento en inmersión propulsando con circuito dividido. Sin novedades de personal mantendré informado”.

Estas fueron sus últimas palabras…

Sin embargo, esta no fue la única comunicación. En horas de la mañana del martes trascendió nueva información sobre las horas finales de la tragedia.

El día 15 de noviembre –día en que el submarino desapareció en el Atlántico Sur- la tripulación de la nave se había contactado hasta en ocho ocasiones con la base en tierra mediante teléfono satelital, de acuerdo a lo reportado por el medio argentino Infobae.

Entre la 1:00 y las 7:36 el ARA San Juan estableció contacto con la base en ocho oportunidades.

Llamadas que hizo el submarino antes de desaparecer, fueron 55 minutos de comunicación (Clarín)
Llamadas que hizo el submarino antes de desaparecer, fueron 55 minutos de comunicación (Clarín)

La comunicación más larga duró más de 13 minutos y la más breve solo 60 segundos, según los registros de la empresa de telecomunicaciones Tesacom, que audita las líneas satelitales.

Dado que se habían divulgado estos registros que contenían ocho llamadas y solo se había informado una, el portavoz de la Armada, el oficial Enrique Balbi, se refirió ayer al contenido de las conversaciones: “Desde que se produjo la falla, el comandante empezó a comunicarse por voz y por datos. En una de esas comunicaciones solicitó, por ejemplo, disminuir los días de patrulla para llegar más rápido al puerto de Mar del Plata”, dijo Balbi.

No obstante, pocas horas después de la última comunicación -realizada cerca de las 7.30 am hora local- se registró un estallido en la zona, según informes de Estados Unidos y Austria.

Balbi también informó que ayer martes se investiga un “objeto o alteración del fondo” marino, a unos 940 metros de profundidad en las costas patagónicas, donde se extravió el ARA San Juan.

Asimismo señaló que el objeto fue detectado “hace unos días” por el buque oceanográfico Cabo de Hornos de la Armada de Chile.

También dijo que una mejora en las condiciones climáticas permitió que este martes se inspeccione la zona con ayuda de un equipo ruso “que llega hasta los 1.000 metros” de profundidad.

Lamentablemente ya no se buscan sobrevivientes, pero sí los restos del submarino en un compromiso que tiene la Armada con los familiares de las víctimas, con su país y con la comunidad internacional.

Categorías: Argentina

Notas relacionadas