La incertidumbre continúa respecto al submarino Ara San Juan, mientras que en las familias de los 44 tripulantes crece la desesperanza.

El portavoz de la Armada Argentina Enrique Balbi insistió en la última conferencia de prensa que “el ambiente externo, el tiempo transcurrido y la falta de evidencia impiden sostener un escenario compatible con la vida humana”, a la vez que aseguraba que se había cubierto prácticamente el 100% del área de trabajo.

Entre tanto, uno de los indicios de la nave más fehacientes hasta el momento provino de parte del buque de investigación Víctor Angelescu, perteneciente al Inidep (Mar del Plata, Argentina) el cual informó a las máximas autoridades de la búsqueda que su instrumental detectó algo similar a un submarino.

El hallazgo ocurrió este jueves 30 de noviembre a las 7.32 cuando sus sonares perfilaron un objeto cilíndrico de aproximadamente 60 metros de largo y 13 metros de diámetro a 477 metros de profundidad en 46º24.5’ de latitud Sur y 60º11.7’ de longitud Oeste.

Sonar detectado por el buque
La imagen de sonar detectada por el Víctor Angelescu

Según informó la revista Puerto “mediante la ecosonda multihaz, se pudo observar un blanco de sonar de forma alargada ubicada sobre el fondo con dimensiones de aproximadamente 62 metros de longitud; altura sobre el fondo de 13 metros; mientras que la ecosonda monohaz reportó 11 metros de altura sobre el fondo”.

El hallazgo del Víctor Angelescu está siendo analizado por los directores de la búsqueda del ARA San Juan para tomar la decisión de enviar minisubmarinos para confirmarlo.

El Víctor Angelescu zarpó desde el puerto de Vigo, España, en septiembre, llegó al país en octubre y si bien pertenece al instituto que estudia la fauna ictícola en la órbita del Ministerio de Agroindustria de la Nación, estaba bajo la custodia de la Prefectura Naval por un conflicto con el sindicato de marinos marplatense. Unos 14 prefectos forman parte de la tripulación, acompañados por 17 científicos.

Notas relacionadas