Redacción BLes – Miguel A. tenía 22 años en 1971 cuando fue detenido por lesiones leves y un magistrado ordenó su procesamiento y encierro en el hospital psiquiátrico Emilio Vidal Abal de Oliva en espera de un informe favorable para su liberación que nunca llegó. 

Fue 47 años después cuando una asistente social, extrañada por el comportamiento tan ‘normal’ de Miguel revisó la ficha de ingreso del supuesto “enfermo mental” y descubrió el gran error que se había cometido con su caso, desveló el medio La Voz. 

“Disponer que Miguel Arroyo permanezca internado en la Colonia Vidal Abal de Oliva, en donde actualmente se asiste, de donde no podrá salir sin resolución de este juzgado y previo informe favorito de peritos…”, indicaba la ficha de su internamiento.

Consuelo Bisconti, que así se llama la empleada que descubrió la situación de Miguel, denunció el caso ante el juzgado. 

Allí, el juez federal, Gerardo Pinto y el defensor público, Mauricio Zambiazzo, muy sorprendidos por el caso, realizaron diligencias para averiguar lo sucedido. 

Desgraciadamente, debido a un incendio que destruyó hace dos años un importante número de expedientes judiciales del Tribunal Federal de Bell Ville, no ha sido posible averiguar el motivo por el que fue detenido Miguel Arroyo

Su familiar más cercano con vida, su hermana Ramona (78 años) asegura que su hermano no tenía ningún problema mental. “El trabajaba levantando paredes en edificios y además trabajó mucho tiempo en el campo”, explicó Ramona a La Voz. 

Según su hermana, durante el tiempo en que Miguel estuvo internado en el psiquiátrico le robaban toda la ropa y víveres que le enviaba su familia y apenas les permitían visitarlo. 

“Después, en la unidad 10 todo cambió. Estamos agradecidos al doctor Pascual”, cuenta Ramona sobre la residencia actual de su hermano.

Según el informe realizado por el juez y el defensor oficial, el estado de salud de Miguel es estable, se puede valer por si mismo y no presenta ninguna patología. 

Sin embargo, liberarlo ahora no es una opción en opinión de Consuelo Bisconti.

Sacarlo de acá, de este hospital, es dejarlo en absoluta soledad y sin vínculos afectivos que puedan acompañarlo; aquí está completamente estabilizado”, aseguró.

Al final de su vida, y a falta de familiares que se puedan hacer cargo de él, Miguel ha cambiado su lugar de reclusión en su hogar. 

Argentina: Lo encerraron en un psiquiátrico hace 47 años y se olvidaron de él
5 (100%) 1 voto

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds