(Redacción Bles) El sábado pasado, cuando un hombre ingresó a robar en una casa, al oeste de Posadas, en la provincia de Misiones, Argentina, sufrió la amputación de un dedo el cual quedó en las filosas púas que protegían a la vivienda.

El propietario había salido con familiares a almorzar ese mismo día, y cuando regresó a las 16:30 (hora local) fue al patio trasero de su casa y encontró que habían robado una garrafa de 10 kilos de gas, según informa Clarín.

Continuó buscando en su propiedad más indicios del ladrón, cuando encontró un dedo enganchado en las púas que había colocado sobre un muro perimetral.

El propietario alertó a los policías, quienes -aunque incrédulos con la historia- mandaron a un patrullero, que constató que en realidad se trataba de un dedo.

De inmediato recorrieron los hospitales suponiendo que el ladrón buscó una sala de emergencias para atención médica.

En el Hospital René Favaloro confirmaron que había llegado un hombre de 19 años con amputación total de uno de sus dedos, pero que lo habían transferido al Hospital Escuela para una mejor atención.

Cuando un grupo de agentes llegó a ese hospital, el sospechoso ya se había retirado.

Corroboraron su identidad por medio de los datos proporcionados a la entidad médica y por medio de las huella dactilar del dedo amputado. Según detallaron voceros del caso, el acusado tiene antecedentes por robos.

Los investigadores creen que debido a la forma en que el dedo fue amputado, lo más probable es que el sujeto portara un anillo, que se engancho en las púas en el momento en que saltó el muro hacia la calle.

Share
Categorías: América Argentina

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds