BUENOS AIRES (AP) — Los diputados argentinos debatían el miércoles el proyecto de presupuesto para 2019, que contempla una reducción del déficit exigida por el Fondo Monetario Internacional, en un clima de extrema tensión dentro y fuera del recinto legislativo.

La sesión fue suspendida poco después de comenzar por el presidente de la cámara Emilio Monzó a causa de los enfrentamientos que mantenían decenas de manifestantes con la policía en las inmediaciones del Congreso. Minutos después fue reiniciada en medio de las críticas de los opositores que afirmaron que no estaban dadas las condiciones para el debate.

Los manifestantes tiraron piedras y palos contra la policía y arrojaron proyectiles con armas caseras. La policía los dispersó lanzando gases lacrimógenos y balas de goma desde atrás de las vallas instaladas en torno del Parlamento y detuvo a una veintena de personas.

Cuando comenzaron los incidentes los legisladores de la oposición pidieron a los gritos que Monzó ordenara un receso. Varias diputadas del opositor Frente para la Victoria se acercaron al estrado donde se encontraba el titular de la cámara para mostrarle imágenes de la protesta que habían llegado a sus teléfonos móviles. Entre tanto, varios parlamentarios se insultaban y empujaban entre sí.

La diputada izquierdista Victoria Donda hizo un llamado “para que cese la represión” de los manifestantes y señaló que “no se puede discutir en estas condiciones”.

Axel Kicillof, diputado y ministro de Economía durante el gobierno de Cristina Fernández (2007-2015), afirmó que el gobierno presentó “un presupuesto de ajuste, endeudamiento y exclusión social. El último año del gobierno de (Mauricio) Macri va a estar signado por un presupuesto desastroso”.

Varios diputados opositores habían desplegado previamente banderas estadounidenses sobre el escritorio ubicado debajo del estrado de la presidencia de la cámara haciendo alusión a la entrega del país a los capitales estadounidenses. Donda instaló, por su parte, una gigantografía de la titular del FMI, Christine Lagarde, delante de la mesa cubierta de banderas.

Integrantes de organizaciones sociales y de izquierda se habían concentrado desde la noche anterior en la plaza ubicada frente al Congreso para manifestarse contra el proyecto, que contaría con los votos suficientes para salir adelante. El plan del gobierno es que esté aprobado la madrugada del jueves, un día antes de que el directorio del FMI se reúna para analizar un nuevo acuerdo crediticio para Argentina.

Al poco tiempo la sesión parlamentaria entró en un receso mientras los parlamentarios se insultaban y empujaban entre sí, según pudo verse en imágenes difundidas por los canales de la televisión local.

videoPlayerId=038512dda

Ad will display in 09 seconds

Integrantes de organizaciones sociales y de izquierda se habían concentrado desde la noche en la plaza ubicada frente al palacio legislativo para manifestarse contra el proyecto, que contaría con los votos suficientes para salir adelante. El plan del gobierno es que esté aprobado la madrugada del jueves, un día antes de que el directorio del FMI se reúna para analizar un nuevo acuerdo crediticio para Argentina.

Integrantes de organizaciones sociales y de izquierda se habían concentrado desde la noche anterior en la plaza ubicada frente al Congreso para manifestarse contra el proyecto, que contaría con los votos suficientes para salir adelante. El plan del gobierno es que esté aprobado la madrugada del jueves, un día antes de que el directorio del FMI se reúna para analizar un nuevo acuerdo crediticio para Argentina.

Muchos de los participantes en la protesta eran encapuchados que insultaban al gobierno y al presidente Macri. Después de unos minutos en los que parecía que la policía había controlado la situación, los manifestantes volvieron a la carga.

videoPlayerId=87e15d57f

Ad will display in 09 seconds

La policía finalmente logró hacerlos retroceder. Los manifestantes abandonaron la plaza frente al Congreso y se instalaron en una avenida del centro de Buenos Aires cortando el tráfico.

La oposición política y las organizaciones sociales rechazan el ajuste previsto por el gobierno que busca alcanzar un déficit cero en 2019, requisito exigido por el FMI para ampliar en 7.100 millones de dólares el préstamo otorgado al país en junio por 50.000 millones en medio de una crisis que generó una fuerte depreciación del peso.

La decisión del FMI de ampliar el acuerdo crediticio con Argentina para que el país obtenga un adelanto de fondos con los que afrontar sus obligaciones financieras requiere de la aprobación del directorio del organismo, que se reunirá en Washington el viernes.

Argentina: estallan disturbios afuera del Congreso mientras debaten el presupuesto
5 (100%) 2 votos
Categorías: América Argentina

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds